http://media.neuquen.gov.ar/rtn/radio/playlist.m3u8
 
  • Fernando Barraza

Descubrí a Vangelis mirando "Cosmos" de Carl Sagan.

Descubrí a Vangelis mirando "Cosmos" de Carl Sagan. Tenía siete años y una avidez enorme por entender la vida, un apetito total.


Cada sábado al mediodía me emocionaba casi hasta las lágrimas toda vez que sonaba en el programa ese fragmento épico de la suite de "Heaven and hell" y las galaxias se desplegaban ante mis ojos de niño, trayendo la vida en un cometa. O quedaba re manija cuando la nave imaginaria de Sagan nos llevaba desde un agujero negro a una célula mientras sonaba "Alpha". Escuchando a Vangelis en esas secuencias de sábado lo soñé todo: ser científico, cosmonauta, viajero en el tiempo, músico, ingeniero, poeta...


Tardé un tiempo en darme cuenta que no solo me pasaba a mí en casa. Mi mamá también quedaba muda cada vez que Vangelis sonaba en la tele. Un día la ví y me reconocí inmediatamente en sus ojos brillosos de la emoción.

Por suerte mamá fue comprando de a uno (siempre corríamos la galga) varios cassettes de Vangelis en las estaciones de servicio. Entonces saliamos a andar y el R6 o el Citroen volaban. O lo poníamos a todo lo que da en el radiograbadorcito en la cocina. Y nos íbamos al cosmos.


Años más tarde mi mamá desmejoró en su salud mental, mucho, y un día, ya en el hospicio, me confesó que solía tener visiones místicas y que de fondo siempre sonaba la música de Vangelis. Yo la abracé, la enfermera nos miraba con compasión. Todo lo que me había contado para ella era importantísimo, y para mí era un testimonio de sabiduría:

la música que te conmueve es la que te completa, cualquiera sea la circunstancia: real, mágica, que importa...

Luego de que mi vieja partió, la primera vez que me la crucé en Pewma (la tierra de los sueños) fue a los pocos meses de su funeral. Desperté conmovido, feliz pero un poco apesadumbrado. No lo dudé ni un instante, me levanté de la cama a las 4 AM, me abrigué, busqué un cassette de Vangelis y prolongué el contacto que habíamos tenido a través de la música del griego, sin parar, hasta que se hizo de día y me fui al trabajo con una sonrisa espléndida, mirando la ciudad con ojos de epifanía.


"Desde aquellos días, los de mi infancia, no he abandonado jamás la música de Vangelis."


Hoy que Vangelis ha partido, yo me conecto con él yendo a la estantería a buscar el cassette de la banda sonora de "Cosmos" y le doy play, porque se que allí -no me cabe la menor duda- está el hilo que me conecta con quien conmueve.


Satelitando este momento, mientras suena el cassette y el sol entra por la ventana del living, puedo ver los ojos de mi vieja, mirando la tele chiquitita en blanco y negro y soñando con esos eones de inmensidad que existieron, existen y existirán en la inmensidad del cosmos.


Aguante Vangelis

Aguante todo!


Fernando Barraza

#aguantetodo #ferbarraza #vangelisescultura #layapaesmusica

whatsapp-verde.png

A Hilda la escuchás AQUI

CLICK_AQUI.jpg

Mirá También:

PELICULAS

MUSICA

LECTURA