• Hilda López

La gastronomía y el peronismo

El peronismo siempre es actualidad en la Argentina. Es una carta de presentación que lleva varias décadas y que comenzara con la figura del General Juan Domingo Perón. Con adherentes y contrarios, es una realidad que no deja lugar a dudas: es una cultura, y como tal nadie escapa de sus incidencias.


Está creado para ser combativo y para que lo combatan, es una pasión para denostarlo o para adorarlo. Siempre hay motivos para ambas cosas. Lo que no se puede negar es que es en ese espacio donde se debaten los problemas más importantes del país, con y sin, pero es allí donde cobra la fuerza de una contienda sin fin.


Cuando se habla de "cultura peronista", se habla de una forma, de una manera de ver y vivir el país, con todas las representaciones construidas desde esa mirada: cánticos, banderas, frases, música, imágenes, lenguaje, fechas, comidas, lugares. Una cultura que trasciende y atraviesa todas las posiciones políticas que se conocieron y existen hasta hoy.

En la historia del peronismo se llegó hasta la gastronomía representada en un restaurante en Buenos Aires llamado "El General". Era un grupo de empresarios peronistas que en 2005 abrieron el primer restaurante temático dedicado a Juan Perón. La sociedad duró sólo tres años. Los socios terminaron enfrentados a imagen y semejanza de lo que en materia política sucede con el partido fundado por Perón.

El local insignia fue abierto en la avenida Belgrano al 561, hasta la quiebra de la primera administración. Antes de este hecho, era refugio de conspicuos referentes del mundo peronista de distintas extracciones. Si bien, la imagen del lugar gastronómico era la misma que la de fractura que muestra el Justicialismo actual, cuenta la leyenda que a cierta hora del mediodía todos los comensales se unían para cantar la marcha peronista.

Restaurante El General
Restaurante El General

Estaba ambientado con más de 500 fotografías en blanco y negro que recordaban a la primera y segunda presidencia de Perón (1946-1955). Había un retrato del ex presidente sobre su moto Puma, de fabricación nacional. También banderas, objetos, dedicatorias de compañeros e imágenes de Perón y Evita.

En el baño de hombres había un dibujo de Perón y la leyenda: Cumple. En el de mujeres, el rostro de Evita y el mensaje: Dignifica.

Hasta que llegó la quiebra de la sociedad en 2008. En ese momento nació la Cooperativa de Trabajo Gastronómico con los antiguos mozos.

En 2009, se mudaron a otro local al 350 de la misma avenida de San Telmo.


Se mantuvo el viejo menú, donde sobresalía la parrilla al parquet, rememorando el término usado por los antiperonistas para burlarse de los planes sociales de Perón y Evita. Además, se ofrecía el chorizo El General, preparado con reducción de Malbec perfumado al romero, panceta crocante y papines. Y el pastel de papas "General", plato preferido de Perón.


Pero la mudanza llegó nuevamente, al local de México al 900, justo frente a una estación de servicio de GNC. Allí incluso funcionó un servicio de eventos para más de 120 personas. Había servicios integrales de catering para cumpleaños de 15, casamientos, reuniones corporativas y conferencias.

Tenían el anhelo de convertir el restaurante en un museo e instalar una emisora de radio. Pero la economía social de mercado no permitió hacerlo. Una historia gastronómica en el centro de la historia política argentina.


H.López #elgeneral #restaurantesbuenosaires #gastronomiayperonismo

whatsapp-verde.png

A Hilda la escuchás AQUI

La Yapa. SAB 12:00Hr - AM 550
00:00 / 01:04

Mirá También: