http://media.neuquen.gov.ar/rtn/radio/playlist.m3u8
 
  • Hilda López

Una historia neuquina: el Centro Cultural Simón Bolívar.

En el año 1988, un grupo de amigos se reunieron convocados por Daniel Salinas, chileno militante de los derechos humanos en su país y figura destacada de la política y la música. Autor, compositor, hombre de ideas claras y humanas, junto a su compañera Angela, llegaron con la propuesta de armar un emprendimiento cultural que representara a ambos países hermanados por la historia y la cercanía geográfica.


Nos pusimos a trabajar con entusiasmo y compromiso, haciendo reuniones en casas de familia, y convocando a los amigos que se acercaron a trabajar.


De aquella primera formación, fueron parte: Eduardo García, Patricia Largo, Tito Gutierrez, Julia Calderón, Hilda López y Horacio Chiquito Diaz junto a Daniel y Angela. “El Simón”, así llamado familiarmente, se convirtió en un espacio común para todos los vecinos de la zona.

El primer lugar donde comenzó a desarrollar la actividad fue en calle Chile de la ciudad. Una sala muy pequeña que apenas albergaba a los que llegaban en cantidad muy numerosa. Patricia Largo, Darío Altomaro, Chiquito Díaz, Tito, entre otros, fueron los primeros en presentarse en el escenario para hablar y cantar sobre la importancia del Centro recién inaugurado.



En el devenir de los días, se hicieron contactos muy interesantes con otras instituciones intermediarias, artistas de distintos géneros y personalidades de la cultura. Se trabajaba “a pulmón” se sostenía con las entradas y de los propios bolsillos de los organizadores que ya sumaban un grupo numeroso y comprometido. Transcurrido un tiempo (no muy extenso) se alquiló un galpón ubicado en calle Juan B. Justo, a metros de calle Salta de la ciudad. El propietario del mismo era el viejo y recordado Calafati, quien cobraba un alquiler adecuado a las magras cifras que obteníamos con la actividad.


El contacto con muchos artistas de todos los rincones de América dio sus frutos: los teléfonos empezaron a vibrar a diario y las visitas llegaban sin pausa. Baglietto, los Rosarinos, Raúl Carnota, los Hermanos Nuñez, Omar Moreno Palacios, Magma, Tejada Gómez, Hamlet Lima Quintana, Juan Falú, Jorge Marziali, Dúo Coplanacu, y ¡tantos!, sumados a los músicos regionales y a los cubanos, colombianos, chilenos poblaron las noches del Simón.

Acontecimientos familiares como casamientos, aniversarios también encontraron el espacio para sus celebraciones. En definitiva el Simón, fue una celebración de la cultura, de una identidad, donde la solidaridad era la militancia sin fisuras. Los artistas comían y dormían en casas de familias, se conseguían pasajes de favor y la prensa acompañó sin dudar a la movida que se convertiría en un ícono en el país.


Hay muchas anécdotas alrededor del Simón, la gente construyó su historia, cada uno tiene un pedazo de la misma como protagonista, no necesitó de oropeles para ser parte de su vida. Hay nombres recordados y queridos que ya no están. Con el transcurso del tiempo, el Simón cerró sus puertas físicas, pero dejó la más grande abierta para siempre y es la que conduce a la MEMORIA.


Hoy, artistas de todos los rincones, lo recuerdan y han regresado a la zona con su bagaje de sonidos y renovadas propuestas. Hoy el Simón, desde ahí, recibirá al grupo MAGMA, en el Cine Teatro Español de Neuquén, el 15 de septiembre a las 22. Para que vayan todos al reencuentro los esperamos con entrada GRATIS, y el valioso apoyo de la FBPN.


Hilda López #relatosescultura #centroculturalsimonbolivar #hildalopez #layapaweb

whatsapp-verde.png

A Hilda la escuchás AQUI

CLICK_AQUI.jpg

Mirá También:

PELICULAS

MUSICA

LECTURA