http://media.neuquen.gov.ar/rtn/radio/playlist.m3u8
 
  • La Yapa

Un viaje de la memoria sobre la palabra escrita.

La Yapa comparte con vos un poco de historia de lo que significó la imprenta en la historia de los pueblos.


En la Argentina, la primera imprenta llegó a la Provincia de Córdoba en el año 1764. En 1780, tras la expulsión de los jesuitas, fue trasladada desde el colegio universitario a Buenos Aires y nunca devuelta a la ciudad mediterránea.

La misma fue introducida por los Jesuitas aunque ya existía en Hispanoamérica.


Las capitales de los virreinatos de Nueva España y del Perú fueron las primeras en poseer este moderno elemento: en 1539 se estableció en Ciudad de México y en 1584 en Lima. Posteriormente, se instalaron imprentas en Puebla (1640),

Guatemala (1660), La Habana (1707) Oaxaca (1720), Santa Fe de Nueva Granada (1738), Ambato (1754), Quito (1760). En el virreinato del Río de la Plata, la primera imprenta fue la de Paraguay, cuyo funcionamiento data de 1700.

La historia de la humanidad vive a través de la letra impresa y aquellos manuscritos que aparecieron en distintos lugares encontrados por investigadores y sorprendidos testigos de cada época, son considerados documentos inalterables y reliquias verdaderas.

Cada época del territorio tuvo la presencia del documento escrito a través de diarios, revistas, publicaciones de diversos formatos y tratando todos los temas inherentes al interés que despierta siempre una mirada por fuera de la propia

sobre el quehacer de la humanidad.


Hay recuerdos instalados fuertemente en la cultura de la lectura en nuestro país:

desde reconocidos escritores a nobeles que sembraron de literatura toda América hasta publicaciones de mayor o menor tirada que acompañó el paso de la historia nacional. Desde Jauretche a Borges, desde Lugones a Cortázar, desde Gelman a Storni y mil más, la poesía, el relato, la novela, el ensayo bordó la realidad con sus propios hilos. Pero es el diario papel el que aparece como el primer periódico del país y es el Telégrafo Mercantil, creado en 1801 a instancias de Manuel Belgrano y que dejaría de publicarse al año siguiente.


No hay acontecimiento que no haya sido testimoniado por la letra escrita, ya sea por publicaciones conocidas y muchas de ellas perdidas en el tiempo.

Imagen Ilustración
Imagen Ilustración
El primer periódico en el país fue La Gazeta de Buenos Aires, nacida el 2 de junio de 1810 por decreto del la Junta de Gobierno estableciéndose como “el derecho de la población a conocer lo que acontecía en el ámbito oficial de la mano de los funcionarios”, concepto que selló la importancia de la presencia de los mismos hasta la fecha.

Revistas Culturales

En todo el mundo, el hombre ejerce su libertad de expresión de diversas maneras. La palabra escrita es una de ellas y es insoslayable, contundente porque perdura a través

del tiempo. Los distintos acontecimientos políticos y sociales de la historia, impulsaron la creación de publicaciones culturales, contando con la vocación de hombres y mujeres que encontraron en la pluma la manera de comunicarse.


La Yapa quiere brindar un homenaje a las revistas culturales que aportaron gran parte de la documentación de la política y el arte en cada etapa.

Un ejercicio de la memoria que invitamos a realizar a los lectores: “Sur”, “Tia Vicenta”, “Crisis”, “Fierro”, “Humor”, “Periodista”, “El Porteño”, "Cerdos y peces", “Caras y Caretas”, “Eco”, “La Maga”, “Ñ”, “Pájaro de Fuego”, “Somos”, “Confirmado”, entre los muchos que, seguramente, estarán grabados en sus vidas.

Hoy son recuerdos, y algunas, siguen en la modalidad de estos tiempos: online, construyendo nuevos destinos con los que se suman en este viaje.


La Yapa desde Neuquén, es solo una pequeña luz, muy pequeña, que aspira a seguir acompañando a quienes se asoman a ella, porque la curiosidad suele ser una amiga necesaria.


La Yapa #historiaescultura #recuerdosargentinos #layapacomparte #revistasculturales #medioscomunicacion

whatsapp-verde.png

A Hilda la escuchás AQUI

CLICK_AQUI.jpg

Mirá También:

PELICULAS

MUSICA

LECTURA