http://media.neuquen.gov.ar/rtn/radio/playlist.m3u8
top of page

Pepe Mujica y la espina de un pescado.

Desde hace unos días, Pepe Mujica, (ex presidente del Uruguay) ocupa la prensa de muchos medios. El motivo es que debieron hacerle una cirugía menor para tratar una úlcera del esófago que se le produjo por "la incrustación de una espina de pescado (declaración de su esposa).


El asunto es que este hombre de 85 años, comió pescado sin tener en cuenta que una espina le podía jugar una mala pasada. Un hombre que vivió tantos años de cárcel y sorteó tantos problemas políticos y personales, tuvo en definitiva un asunto común, como cualquier mortal, pero que encendieron algunas luces rojas en el horizonte político.


Pepe, renunció al cargo político el año pasado y se fue a su casa a disfrutar de la paz de ese lugar que habita con su mujer Lucía Topolansky ex vicepresidenta del Uruguay (2017-2020) y compartiendo con aquellos que se acercan a visitarlos frecuentemente y atento a las novedades políticas del mundo y en especial de América latina. Su palabra responde siempre a la reflexión, nunca a la improvisación de una opinión fuera de foco, aunque no se comparta, Pepe es en definitiva, un hombre que despierta interés y respeto.


¿Porqué deberían prenderse las luces rojas en el horizonte político de la actualidad ante la noticia de su internación?, simplemente porque no son muchos los que dejan un cargo público y se van a su chacrita a comer pescado y se le incrusta una espina en el esófago y se teme por su salud.

Hay pocos ejemplos entre los nuestros antepasados políticos en ese estado, el estado "normal" de un ser humano, dejando para el lector la lista que disponga sinceramente.


Repetimos a diario la necesidad de encontrarnos con políticos entregados a su tarea como una misión sagrada: la de pensar y trabajar a favor de la gente, de toda la gente. Repetimos a diario la necesidad de encontrarnos con políticos que se vuelvan a sus casas de la manera en que salieron para cumplir con esa misión.


El Pepe salió de la clínica y espera los resultados de una biopsia, y seguramente está muy tranquilo sabiendo que ha cumplido con relativo éxito su misión (en política el éxito no existe) y que la espina de un pescado será solo una anécdota en la historia de un hombre común, que habita una "chacrita" en un pequeño país hermano llamado Uruguay.


Comments


whatsapp-verde.png

A Hilda la escuchás AQUI

CLICK_AQUI.jpg

Mirá También:

PELICULAS

MUSICA

LECTURA

bottom of page