http://media.neuquen.gov.ar/rtn/radio/playlist.m3u8
 
  • La Yapa

Los increíbles números de la deuda, la fuga, nuestro cuello y la soga del FMI


Hugo Asch es un periodista de enorme trayectoria en medios gráficos fundamentalmente. Su letra inquieta penetra por los laberintos de la curiosidad humana. Se pregunta, se responde, busca y desafía. Para layapaweb es un placer compartir su trabajo.

 

A ver. Vamos a los bifes con el tema de la deuda, sin tanto bla bla. Datos duros.

Números. Esta es una pequeña parte del informe pedido por el Poder Ejecutivo al Banco Central en 2020. Son cifras oficiales. Repasemos:


* Desde 2015 hasta 2019 se fugaron del país 86.000.000.000 de dólares, sobre una deuda tomada que superó los 100.000 millones.

* En esos cuatro años 85.279 personas jurídicas o agentes se encargaron de comprar divisas.

* Solo el 1% de estos agentes, un grupo de 850, compró 41.124.000.000 de dólares. La mitad de toda la fuga, verde más, verde menos.

* De esos 850 hubo 100 súper heavys que se llevaron 24.679.000.000 de dólares. Repito: 25 mil millones para una barra de cien.

* Esos cien tuvieron su Top 10, claro. Esa súper élite fugó 7.945.000.000 de dólares, ellos solitos. Casi 8.000 millones entre 10.

* Si hablamos de 'personas humanas', con nombre y apellido, en los cuatro años macristas quienes compraron dólares fueron una multitud: 6.693.065 hombres y mujeres de la patria.

* Pero de toda esa masa colchonera, apenas 67.000 personas se llevaron 16.200.000.000 millones de dólares.


Ojo: ni uno de esos dólares tomados en deuda soberana vio una sola veredita de Buenos Aires. Todo fue para la fuga, y algo para el pago de intereses de la deuda. Ni un dólar para producir nada. Nada.

No es que había que ahorrar porque no alcanzaba. No alcanzaba porque un pequeño grupo se quedaba con todo. Ahí están los números.


Ni la deuda privada que el macrismo tomó hasta que le dijeron “basta pibe”, ni el mayor préstamo de la historia otorgado por el FMI contra su propio organigrama interno fueron para pagar deuda anterior.


La concentración obscena de capital en pocas manos empezó el día que asumió Macri y terminó con su último día en el poder. Quebrados y todo, en default sostenido por el FMI el negocio nunca se detuvo.


El desfalco más impresionante de la historia, la acumulación de renta más desfachatada jamás vista. Y ahí los ven, todavía, levantando el dedito. Es insólito que gente como Prat Gay tenga cara como para hablar y mentir sin descaro, y más asombroso todavía que mucha, demasiada gente se trague semejante caramelo.

Estos tipos ‒Toto Caputo, Dujovne, Sandleris, Sturzenegger, Marcos Peña, y su jefe Macri‒, gente que tomó deuda y la defaulteó en una misma gestión, en menos de dos años, todos ellos, digo, deberían responder judicial y políticamente por esta deuda ilegítima que los enriqueció mientras destruían la economía y la dejaban endeudada por cuatro generaciones.

El FMI ‒es decir, su socio dominante Estados Unidos y su presidente Donald Trump‒ hizo bien su trabajo. Violando su estatuto interno (nunca darle dinero a países donde existe fuga de capital sistemática), le concedió el mayor préstamo de su historia (50.000 millones de dólares) a un presidente amigo, sin que su Congreso tratara el tema y sólo para facilitar su reelección.


No les fue bien. Ni con Macri, ni siquiera con Trump que tampoco fue reelegido. No piensan fallar en su Plan B: mantener la deuda viva para imponer un plan de ajuste económico y dependencia geopolítica, que es lo único que les importa al Poder Real. Lo demás son nombres.


El FMI cambia de cara visible ‒Ratto preso por fraude, Strauss-Khan, acusado de violación, la gélida Christine Lagarde o la sonriente Kristalina Gueorguieva‒ pero siempre es el mismo y quiere lo mismo, con su plan económico ortodoxo de ajuste. Para eso fue creado. Los matices son, si me permiten la grosería, para la gilada.

Si Argentina se declara en default, nadie en el mundo occidental nos va a prestar nada. Sin default y firmando un acuerdo por una deuda que todos saben el país no puede pagar, nadie en el mundo occidental nos va a prestar nada. Solo el FMI. Para pagarle al FMI.

Lo que está en juego es tener o no la chance de decidir tu propia política. Tomar decisiones propias o ser esclavo de las revisiones trimestrales del FMI y de las órdenes de los técnicos de turno. Esa es la cuestión.


Honremos las deudas legítimas. Pero enfrentemos los fraudes, sobre todo los fraudes que van a dejar a la Argentina atada de pies y manos por una década o más.

La jodita que Macri anunció en minuto y medio por cadena nacional es una soga en el cuello de todos. Hay que quitarla de ahí y alejarse del banquito, antes que nada.

No arreglar ni firmar nada en estas condiciones, muchaches.

Mejor no.


Publicado en Facebook @hugo.asch - La Yapa Comparte #layapa #informacionescultura #hugoasch #economiaargentina

whatsapp-verde.png

A Hilda la escuchás AQUI

CLICK_AQUI.jpg

Mirá También:

PELICULAS

MUSICA

LECTURA