http://media.neuquen.gov.ar/rtn/radio/playlist.m3u8
 
  • Fernando Barraza

Tengo 10 minutos y ganas de contar una historia.

Fernando Barraza es colaborador de este medio y editor del programa radial La Yapa (RTN). Siempre escuchando música, descubre entre sus registros y los que vienen, sonidos, autores, intérpretes y llena el espacio de su día con alto goce musical. En las redes contó esta historia que compartimos en nuestra web.

 

Tengo 10 minutos y ganas de contar una historia.


Resulta que estaba editando unas cosas de gráfica y me acompañaba en esta tarde de sol casi otoñal escuchando "Nevermind a bollock" (nos importa un huevo), el colosal disco de los Sex Pistols a un volumen bastante pero bastante altito.

Como cada vez que lo pongo, me terminé diciendo a mí mismo y en voz alta: "no puede ser lo que suena este disco!!!", una apreciación que convertí en constante porque desde que tengo 15 y lo escuché por primera vez, nunca dejo de celebrar el nivel de la producción sonora de este disco, que es bien garagero y sucio, una pared austera y rabiosa que se te cae encima -como debe ser el punk rock- pero a la vez es uno de los discos más "nítidos" de los setenta. Por lejos, eh.


Más de una vez he discutido con colegas que hacen crítica musical sobre si es o no es EL DISCO total del punk, el que con su sonido sintetiza lo que significa el género mejor que ningún otro. entonces suelen salirme con que era un experimento de Malcolm Mc Laren, que mejor los discos de los Clash, o de Los Ramones, o The Dictators y blablabla. Ahora: ninguno suena como este.

Foto Ilustración

Cuestión es que siendo melómano como soy, un adicto a la música, su escucha y sus procesos de creación JAMÁS ME HABÍA DETENIDO A RASTREAR ANTECEDENTES DE LOS DOS PRODUCTORES DEL DISCO. Ni del ingeniero que lo grabó, ni del productor que supervisó, registró y mezcló posteriormente el material. Sabía sus nombres, como buen nerd de la música que soy, pero nunca demostré mayor interés -a pesar de la admiración que me despertó siempre el aburo que hicieron con los Pistols- y jamás me puse a buscar mayor data sobre ellos, ni siquiera en tiempos como estos, de un golpe de google y chau misterio.

Hasta hoy, claro...


Bueno, resulta que en esta aventura de cortar el laburo un toque y guglear sobre los tipos, termino descubriendo que Chris Thomas, el que tenía la batuta total en el registro y el posterior sonido ya trabajado del disco de los Pistols, laburó desde que era un adolescente en Associated Independent Recording, la productora del maestro George Martin (el quinto Beatle), y cuando el apenas veinteañero Chris volvió de vacaciones en 1967, el primer laburo que George le tiró por la cabeza fue el más grosso de su vida: ir a grabar a los Beatles y mantenerlos en ritmo de laburo hasta que su jefote volviera de las vacaciones.


En el libro "The Beatles sessions" hay un testimonio de Thomas en el que cuenta:

"Acababa de regresar de mis vacaciones, y cuando entré había una pequeña carta en el escritorio que decía: 'Querido Chris: Espero que hayas tenido unas buenas vacaciones. Ahora me toca disfrutar mi tiempo de descanso. Póngase a disposición de The Beatles' Te veo al regresar".

Esta circunstancia de cubrir al chief lo dejó a él y a nadie más que él como productor de tres de los temas del (¡mamita querida!) célebre álbum blanco, que son -apunten esto, porque aquí viene la magia- : "Birthday", "Happiness is a Warm Gun" y... ¡"Helter Skelter"!

Sí damas y caballeros, el tipo fue quien grabó y produjo lo que muchos denominan el primer tema de heavy metal de la historia de la música, pero que a mí -otra discusión bizantina con mis amigues crítiques- siempre me pareció EL PRIMER TEMA DEL PUNK EN LA HISTORIA DE LA MÚSICA. Y con esto que acabo de juntar, el lazo entre este pibe, los Beatles y Sex Pistols, no hago más que refrendarlo.


Bueno, restan decir dos cosas más sobre el bueno de Chris:

Lo uno es que tocó el teclado en los siguientes temas de los ese doble inmenso de los Beatles: "The Continuing Story of Bungalow Bill", piano en "Long, Long, Long" y "Savoy Truffle", y el clavicémbalo en "Piggies". Con esta participación entra en el selecto grupo de personas ajenas a la banda que tocaron con ellos en el estudio.

Lo otro es que también fue el tipo que evitó que dos de los antagonistas más grandes de la historia del rock se fueran a las manos en un estudio de grabación. Sí, sí, sí, porque en 1973 fue Chris quien hizo personalmente la mezcla del álbum "The Dark Side of the Moon" de los Pink Floyd y tuvo que separar más de una vez a David Gilmour y Roger Waters. Dicen que en una de esas veces, casi se come un roscazo en la cara porque los dos ya habían empezado a trompearse.


Bueno. Ya está, pasaron mis diez minutos de webeo. Les dejo finalmente una foto de Thomas viejito, riéndose en un documental en el que le hacían contar anécdotas sobre la gente a la que grabó. y otra en la que es joven y se come un plato de tallarines en los Abbey Road Studios junto a George Harrison y John Lennon.


Es todo amigxs. Desconecto mi yo nerd y vuelvo a laburar. No sin antes decir...

Aguante Chris Thomas

Aguanten los Beatles

Aguanten los Pistols

Aguante todo!


Fernando Barraza

#sexpistols #beatles #aguantetodo #layaparadio #fernandobarraza

whatsapp-verde.png

A Hilda la escuchás AQUI

CLICK_AQUI.jpg

Mirá También:

PELICULAS

MUSICA

LECTURA