http://media.neuquen.gov.ar/rtn/radio/playlist.m3u8
top of page
  • Foto del escritorMaria A. Martinez

Un congreso sin varones

Buenos Aires, Argentina, año 1910. Año del Centenario. Organizado por la Asociación Universitarias Argentinas, se realizó el Primer Congreso Femenino Internacional de la República Argentina. Contó entre sus miembros a médicas, educadoras, escritoras y activistas: Julieta Lanteri, Sara Justo, Irma Vertúa, Cecilia Grierson, Ada Elflein, Alicia Moreau, Fenia Chertkoff, Leonor y María Teresa Martínez Bisso, Petrona Eyle y muchas más.


Algunas participantes del Congreso Femenino de Argentina - 1910
Algunas participantes del Congreso Femenino de Argentina - 1910

¿Por qué hablar de este Congreso y de estas mujeres que vivieron en los albores del siglo XIX en una Argentina tan patriarcal como inmensamente rica?. Recordemos que es ese mismo año Roque Sáenz Peña, fue elegido presidente argentino. Le cabe el mérito de haber promulgado la ley que lleva su nombre en la que se estableció la “lista incompleta combinada con el secreto y la obligatoriedad del sufragio y el mecanismo plurinominal”, pero esa ley “no contemplaba a las mujeres”. No eran sujetos civiles. Anticipándose a esa situación estas mujeres ya pensaban en tomar por propia mano la cuestión de sus derechos y tantas cosas más.


Existe por supuesto una lista de los objetivos de ese Congreso: establecer lazos de unión entre todas las mujeres del mundo; vincular a las mujeres de todas las posiciones sociales a un pensamiento común; la educación e instrucción femeninas, la evolución de las ideas que fortifiquen su naturaleza, eleven su pensamiento y su voluntad en beneficio de la familia, para mejoramiento de la sociedad y perfección de la raza; modificar prejuicios, tratando de mejorar la situación social de muchas mujeres, exponiendo su pensamiento y su labor para poner de manifiesto las diversas fases de la actividad femenina y establecer las causales y efectos que determinan su influencia en el hogar, su condición de obrera, profesional, etcétera, y las soluciones de índole general y particular que tiendan a mejorar su situación. El congreso consiguió 185 adhesiones, sumando las que se hicieron a título personal y aquellas que fueron realizadas en nombre de instituciones. Entre las participantes: chilenas, peruanas, uruguayas, paraguayas y de varios países europeos.



Uno de sus postulados establece: "en su programa (el del Congreso) se ha dado cabida a todos los asuntos de interés humano y para proponerlos no se necesita estar afiliado a ninguna secta determinada, ni profesar ningún credo... No es católico, ni liberal, ni socialista, ni conservador; (...) es simplemente femenino, lo que significa que se propone exponer los intereses de la humanidad por boca de las mujeres".


No es que el feminismo se conozca como tal desde edades antiguas, hoy podemos nombrar a algunas mujeres que se manifestaron en ciertas situaciones enfrentándose al statu quo que las rodeaba y desde nuestra contemporaneidad nombramos esa lucha de esa manera. Tampoco sabemos quién fue la primera de ellas pero me parece oportuno y justo nombrar a la heroína de Sófocles: Antígona, en la lejana Grecia. Siglo V AC. Símbolo clásico de la lucha y determinación.


Vale referirse entonces a nuestras Antígonas, solamente las que menciono más abajo porque no es posible hablar de todas. Ya se sabe que toda lista es incompleta..


Fenia Chertkoff: intelectual, pedagoga y activista política rusa, nacionalizada argentina. En su juventud participó en los movimientos contra el imperio zarista. Fue de las mujeres más avanzada de la época, abanderada de las reivindicaciones femeninas y de los trabajadores. Se dedicó a la educación de niños, adultos e inmigrantes. Junto a sus hermanas fundaron la Unión Gremial Femenina. Fenia es una mujer especialmente notable y merece un capítulo aparte.


Julia Magdalena Ángela Lanteri: médica (la quinta mujer médica en Argentina), militante del Partido Socialista, política, fundó el Partido Feminista Nacional, luchó por la igualdad de sexos, la igualdad política y el divorcio.


Cecilia Grierson: profesora, filántropa y la primera médica de nacionalidad argentina. Fue hija de una familia de inmigrantes escoceses. Pionera de la profesionalización de la Enfermería en la Argentina, acción que encaró en 1885, y pilar fundamental de la creación de las Escuelas de Enfermería en Latinoamérica.


Petrona Eyle: médica hija de colonos suizos, organizó el "Consejo Argentino de Mujeres" y en 1910, junto a Cecilia Grierson, fundó la "Asociación Universitarias argentinas". Estudió en Europa pero revalidó su título en el país y trabajó en hospitales públicos.


Nombrarlas es poco para tanta desaparición que tienen en libros y programas de estudio. “Adelantadas a su época” lo fueron, aunque suene a cliché. Yo diría atrevidas, insolentes, temerarias, dueñas de un genio convertido en soplo de buen aire para unas épocas con demasiadas dificultades. Ejemplos verdaderos.


whatsapp-verde.png

A Hilda la escuchás AQUI

CLICK_AQUI.jpg

Mirá También:

PELICULAS

MUSICA

LECTURA

bottom of page